Afrikaberriak

Noticias

Bizkaia

Comercializando sueños de Senegal a Bilbao

Liz Estefany Forero Gámez

Liz Estéfany Forero Gámez para Afric Forum

 
La Escena perfecta en Europa

El Casco Viejo, las siete calles que forman el centro histórico de Bilbao, los edificios de colores con balcones  coloniales y vegetación desprendiendo de ellos,  las calles en piedra y la arquitectura imponente de la Catedral de Santiago y las iglesias de San Antón, San Nicolás y Santos Juanes; vitrinas que iluminan a media luz las callejuelas; todo un juego perfecto entre el Art Decó, lo Gótico y lo Barroco. Describiéndolo así, parece un escenario perfecto para los turistas que llegan atraídos por la actividad comercial y cultural de este tramo de la ciudad, pero más allá de la armonía arquitectónica, en el paisaje de Casco Viejo se asoma el rostro de la supervivencia, personas africanas se han visto en la obligación de salir a  rebuscar la forma de sostenerse en esta ciudad.

Vender para vivir

La forma de sobrevivir de muchos africanos es dedicarse a la venta informal de mercancía, los que están más organizados tienen  una cantida representativa de mercancía, tienden una manta en el suelo y sobre ella ponen, guantes para el frió, bufandas, gorros de lana para sopesar los vientos de otoño y el frio del invierno, bolsos, cinturones, entre otra multitud de productos que resultan de interés para quienes deambulan por las siete calles históricas de Bilbao.

Sin embargo, existe aquel hombre africano que no goza de suficiente capital para abastecer una manta completa con mercancía, es aquel que  circula constante calle arriba calle abajo, con unos cuantos productos de hombro a muñeca, acercándose a grupos de gente y mesas de bares para ofrecer sus artículos,  esperando el interés y la atención de las personas.  En este grupo de comerciantes africanos se encuentra Moustapha Ba, un hombre de 31 años,  de Dakar Senegal, piel negra, ojos grandes, oscuros, profundos, su sonrisa amplia, barba en su rostro, cabello rizado y castaño oscuro, sus manos secas; viste un pantalón negro de sudadera, un saco en hilo color vinotinto, una chaqueta negra, una gorra y unos tenis blancos sucios y desgastados. A primera vista es un hombre serio, pero con el curso de las palabras se muestra amable, sonriente, colaborador e inteligente con sus respuestas.  Lleva consigo bufandas, gorros y guantes tejidos en lana.

 

Las escalas al futuro

Moustapha  llego hace aproximadamente un año a España, cuenta que llegar a Bilbao no fue nada fácil “Otros afríca y yo pagar el dinero para  uno barco” -Cuenta con un acento exótico. Además, tuvo que hacer unas cuantas paradas  para llegar hasta la ciudad en la que hoy reside (Senegal- Mauritania, Mauritania -Tánger, Tánger-Cádiz y Cádiz-Bilbao). Este hombre de 31 años llega a Bilbao, sobre todo, en busca de trabajo, en su país trabajó por muchos años siendo tapicero, pero que lo que ganaba no era suficiente y que las oportunidades laborales son reducidas.

Los siguientes datos estadísticos  son algunas herramientas útiles para hacer una relación rápida de los motivos por lo que un hombre joven como Moustapha Ba, decide venir a España en busca de “oportunidades”, enfrentándose, en primera medida a las inclemencias de la distancia, al brote de intolerancia por la diferencia racial y finalmente a la inestabilidad que conlleva el hecho de adaptarse  a la vida social y económica en un país, lejos de las raíces propias.  Según el Banco Mundial el PIB per capita en Senegal es de USD 950, adicionalmente, el Nivel de Desarrollo humano es  de 164 en un ranking de 1 a 189, lo que indica que  la calidad de vida de los ciudadanos de Senegal es una de las más cuestionadas, según cifras publicadas en  El Programa de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas; mientras que España tiene un PIB per capita de USD 27.180 y el puesto 26 en cuanto a desarrollo humano y calidad de vida. Las cifras podrían ser el reflejo de todos los motivos que trajeron a Moustapha hasta Bilbao.

Solo han pasado 11 meses…

Moustapha vive en San Francisco un barrio visto por muchos como un lugar, pobre, marginal y peligroso; allí, este joven encontró una habitación por la que paga 150 € al mes y para cumplir con la renta y su alimentación es que sale a vender su mercancía día tras día. “Aquí la vida es buscar y buscar todo el tiempo … no estoy bien, estoy sobreviviendo.”

“Hoy no sé si Senegal es mejor que aquí, solo 11 meses yo aquí, no envío dinero mi madre, mi hermano y mis primos, porque no tengo, solo comida y habitación”-Expresa en una frase a medio ordenar.  Aunque no es fácil la comunicación con Moustapha, es evidente que ha estado aprendiendo castellano “yo estudio castellano de 9 a 11, todos días, luego vendo, menos lunes, porque poca gente”

Sé optimista y reinarás

La inestabilidad en la que hoy se ve sumergido no era lo que tenía pensado, pero cuando habla de su situación actual y de sus planes a futuro se muestra optimista, piensa que ha pasado muy poco tiempo para decir que está mal, esta seguro de que comerciar en las calles no es una actividad que planee hacer a largo plazo, lo hace porque tiene necesidades básicas que suplir, quiere trabajar en tapicería de muebles, porque es la actividad a la que se había dedicado por años en Senegal, pero no ha  encontrado la puerta que necesita abierta para realizarse, ni un curso en este oficio.  

Termina diciendo que no sabe que va hacer, solo tiene claro que tiene un camino muy largo por delante, que quiere hacer un curso de tapicería, para obtener un diploma “Aquí sin diploma, no contrato” , según su conocimiento debe pasar tres años aquí y al menos  uno con un contrato para tener papeles.  ¿Cómo te van a contratar, sin documentos? Él ilusionado responde: “no sé, buenas personas que den contrato y enseñen”.

La situación de estás personas parece una historia ficticia de superación personal, lamentablemente no es así, esto es una historia de la vida real,  podría ser la historia de cualquiera de los comerciantes africanos que pasa junto a usted, podría ser una historia de vida más ínfima. Hoy, este espacio es para Moustapha Ba y para su optimismo radiante. 

 

Registrese o inicie sesión para realizar comentarios