Afrikaberriak

Noticias

Bizkaia

África en América Latina, una visión entre el conflicto y un safari

Por: Liz Estefany Forero Gámez para Afric ' Forum

Es atrevido dar una opinión inmediata sobre un lugar a o un grupo de personas, mucho más, si no se pertenece al el mismo, pero indudablemente las percepciones determinan la facilidad o complejidad con que se entiende aquello que en un inicio es desconocido.

La profundidad de las percepciones u opiniones dependen del conocimiento que se tengan sobre un grupo de individuos o una categoría social especifica. Generalmente se basan en prejuicios y creencias políticas o religiosas, que casi siempre son impuestas por los medios de comunicación, la opinión publica o por tradiciones familiares; Sin embargo existen quienes opinan desde su formación académica.

Para ratificar lo antes expuesto, traeremos a este texto las opiniones de migrantes Latinoamericanos, radicados en algún lugar de España por un largo o corto periodo de tiempo.

¿Cómo visualizan a África los migrantes Latinoamericanos?

Keilly Vaca, una Politóloga colombiana, nacida en la ciudad de Bogotá se encuentra hoy en España, ha decido iniciar un Máster en Estudios Internacionales en Paz, Conflictos y Desarrollo, en España. Esta joven de 24 años ha mostrado interés desde siempre por África, la ha estudiado desde muchos puntos de vista y por ello ha llegado a interiorizar sus conflictos tanto como si fueran de su propia patria. Al mencionarle “África” se firma una condena, porque esta mujer, tiene mucho para decir, obviamente visto desde la barrera; tiene puntos de vista creados con base en,

análisis culturales, económicos y sociales que ha realizado a lo largo de su formación.

La diversidad y riqueza de África, su maldición 

“África es un continente con demasiada diversidad y riqueza, que han sido su maldición y ha puesto a su población al servicio de los intereses internacionales que pocas veces actúan bajo una razón guiada por la moral. Es muy difícil definir África como un todo por su complejidad, por esto, siempre que se habla de ella nos referimos a zonas como la subsahariana, el Sahel o el Magreb. En todo caso, es de resaltar la resilencia de las personas provenientes de estos países, pues aunque miles de situaciones son conflictivas y poco favorables para la población, han buscado diversas formas de construcción social y de generar una visibilidad internacional para mal o para bien” –Dice Keilly queriendo agregar

Vaca hace un rápido análisis entre lo público y lo social en la sociedad europea para entender la situación de los africanos y las africanas que migran a países pertenecientes a la Unión Europea. Por un lado la Legislación Europea, frente a los y las migrantes y por otro, su integración a la sociedad europea. Como bien se sabe, la Unión Europea esta conformada por países que se caracteriza porque sus actuaciones políticas y económicas se ejercen de forma unilateral, por lo tanto, todas las decisiones que toman van en una misma dirección, dicho eso, cerrar las fronteras, no solo infringe varias normas internacionales, sino que evidencia la forma en la que perciben a los refugiados y las refugiadas.

Para Kelly el acto terrorista del 11S , influyó de forma negativa en la aceptación de la diversidad de raza que caracteriza al mundo desde el inicio de la globalización, por eso los Estados más influyentes, política, económica y socialmente se han permeado tomando una posición defensiva ante las “amenazas”, lo que indudablemente, trasciende a la esfera pública y política, dando como resultado

una forma excluyente de entender la diferencia del otro; desde entonces, la diferencia se ha establecido como un problema al que la acción humanitaria solo ha encontrado una solución, “Campos de Refugio”, con condiciones indignas para quienes vienen huyendo del conflicto.

Foto: Cortesía de Keilly Vaca. único mercado que hay en los campos de refugiados en Tinduf, Argelia

 

Lo más inquietante de toda esta situación es que las antiguas colonias Europeas, tienen algo, por no decir que toda la responsabilidad, en el conflicto del que huyen las personas africanas, después de la Conferencia de Berlín y la división del continente Africano de forma arbitraria, para formar estados e iniciar la “descolonización”. Para ir al grano podría mencionarse el conflicto en Sáhara Occidental y Marruecos en el que España tiene un papel importante. – Explica Keilly con certidumbre.

Los medios de Comunicación, un agente difusor de imaginarios colectivos sobre África y su realidad.

La politóloga no desaprovecha el espacio para añadir la situación en el plano cultural y en torno a la migración que han emprendido las personas africanas, casi por obligación, los Medios de Comunicación han difundido imaginarios colectivos que no aportan a la formación de una Europa involucrada en procesos de migración saludables y productivos, por el contrario, difunden el miedo a la diferencia, produciendo reacciones de rechazo a la divergencia, en otras palabras, el migrante se adhiere a la sociedad europea con dificultad y es visto como un Extranjero del millón.

En España la situación en mención es clara y mas si los migrantes son africanos, reciben trato segregacionista. Es devastador que en las calles de España, en pleno siglo XXI, aún se observen actitudes racistas. Los migrantes africanos y las migrantes africanas, son expuestos a una violencia cultural y estructural diaria, su situación legal en el país se pone en vilo de acuerdo a su posibilidad de acoplamiento la sociedad española . Ser migrante o estar en condición de refugio, se ha convertido en la expresión literal del dicho “A donde fueres has lo que vieres”.

La anterior es un concepción de África y su situación, elaborada a partir de conocimientos académicos y experiencia por participación de Keilly Vaca en distintos seminarios en los que el tema central era “África”, además de su posterior visita al Continente, es decir no es una percepción formada, únicamente, por los medios de comunicación y la opinión pública, no obstante, es sugerente el hecho de que todas las opiniones sobre África de esta joven bogotana, estén relacionadas en un porcentaje tan alto con los términos “migrantes”, “refugiados” y “conflicto”.

África, “El continente negro”

Rafael López un joven colombiano de 30 años, Administrador de Empresas y Director de Marketing en una empresa Israelí, acaba de migrar al País Vasco por motivos de estudio y sin vacilar ha tomado el riesgo de hablar sobre África, dice él “Desde lo poco que domino el tema”.

Define a África como “El continente negro”, una región del mundo llena de riqueza y biodiversidad pero agobiada por la pobreza, la guerra, la corrupción y las enfermedades, un continente con un amplio potencial económico y cuyo nivel de desarrollo está muy por debajo de la media occidental”. Rafael hace énfasis en que la mayor fortuna de África son su recursos minerales y gran potencial en la mano de obra.

El Administrador, no desconoce que en éste continente se sufren conflictos que golpean de manera importante su población, menciona las disputas de Sudan, Libia y Nigeria, que en su opinión, generan un número significativo de refugiados, que además, producen violencia desmedida, provocando problemas sociales: “En los países occidentales que viven más de cerca los efectos del conflicto”-­‐ Resalta López

El joven reconoce que es imposible que pueda dar un opinión cercana a la verdadera condición de África, pero que como migrante en la ciudad de Bilbao ha podido observar el paso de algunas personas migrantes Africanas, que parecen apenas iniciar a establecerse en la ciudad, inicialmente impulsadas por un trabajo informal y el comercio de mercancía en espacios públicos; dicho de otra manera, la percepción que tiene Rafael de la situación de una persona, migrante africana, es de un individuo que se ve obligado a comerciar en la calle para comenzar a integrarse a la sociedad bilbaína.

Tomando el riesgo de opinar y proponer

Ver el conflicto desde afuera resulta muy fácil y proponer caminos para mejorar la calidad de vida de quienes tienen que migrar puede resultar atrevido, pero será interesante ver qué haría un ciudadano del mundo de a pie, si pudiera proponer una solución. Rafael dice que, claramente no hay una receta para tratar los temas migratorios y no puede existir una uniformidad en toda Europa en la forma de asumir el fenómeno de los refugiados pero “Lo ideal sería poder brindar trabajos a los refugiados aplicando, por decirlo de alguna manera, una política Keynesiana de inversión en infraestructura pública, que permita el crecimiento de la ciudad y a su vez el empleo de mano de obra poco calificada, para disminuir la informalidad y promover el crecimiento social de los refugiadospero luego se pregunta si, a la fecha, Bilbao ha resuelto su nivel de desempleo local; afirma que “Aplicar políticas de trabajo para refugiados, sin resolver el problema del desempleo local, va en contra del bienestar de una sociedad que se encuentra en plena etapa de desaceleración económica.

Es tal su inquietud por las extensiones de África que ha visto en las en calles de Bilbao comerciando, que manifiesta interés por participar en una ONG o Fundación que apoye la integración de los refugiados a la sociedad mediante la vinculación voluntaria.

Un Safari, un cliché exótico y llamativo

Concluye diciendo que África no deja de atraerlo como destino turístico, iría a Egipto y Marruecos, pues son destinos culturales atractivos, adicionalmente tener de cerca la biodiversidad del continente mediante safaris y planes de ecoturismo, despierta todo su interés. Iría a El Cairo, por su valor histórico; Rabat; Casa blanca, por su diversidad cultural y referente del norte de áfrica y a Johanesburgo, por ser un referente económico de la región y por la posibilidad de desarrollar ecoturismo” – especifica.

Finaliza haciendo una observación, pues lo que sabe de África es por medio de noticieros colombianos, noticieros españoles y redes sociales y crítica que el foco de las piezas informativas sobre África son, refugiados y su impacto en occidente, los medios, no hablan de los conflictos, las raíces de los mismos o sus implicaciones dentro de África, en ese orden, la información que transmiten suele ser muy vaga y no me acerca realmente a los que sucede en el continente”. Rafael asegura que los medios no se preocupan por el estado de los seres humanos que habitan el continente sino por la manera desesperada en que buscan huir.

Para concluir, en América Latina sabemos una parte muy resumida de los conflictos que agobian al continente africano, admiramos su biodiversidad y muchos somos conscientes de que una parte de nosotros es africana, heredamos de sus ancestros una parte maravillosa he imborrable de su cultura que hoy es nuestra identidad; no obstante, la información que llega al otro lado del Océano Atlántico, cuando llega, es “conflicto”, “pobreza”, “refugiados” y “safari”.

Registrese o inicie sesión para realizar comentarios